.

search
list
Origen

Cuando hablamos de cultura, encontramos un grupo de corrientes en diferentes ámbitos, disciplinas y sabores que son en algunos casos parte de nuestra vida, en otros algo exótico, lejano o propio de otras regiones y a veces simplemente desconocido. Tener el valor de iniciar una exploración para descubrir y determinar el origen de experiencias que no nos son familiares, implica asumir retos, dejar prejuicios y apreciar los elementos que nos provee la naturaleza, respetando el conocimiento de extraños que la única afinidad que tienen con nosotros, es compartir unas dimensiones de espacio y tiempo en lo que llamamos país. La falta de conocimiento de nuestra cultura, sus orígenes y su grandeza no es de ninguna manera un acto de desapego, por el contrario si lo sería, el no tener la curiosidad de descubrirla. Es por ello que la Gastronomía, se constituye como es un espacio de investigación, creatividad y gozo; chefs del mundo entero hoy son curadores de la cultura de su país de origen o de otros que los han acogido.

Venezuela no escapa de esta realidad, los nuevos defensores del patrimonio gastronómico, tienen la mente abierta, sin nacionalismos extremos y están descubriendo y compartiendo con todos nosotros la riqueza de un país desconocido.

Probablemente pensarán algunos de nuestros lectores: ¿Qué hay de nuevo en esto? Somos un país enriquecido por corrientes culturales que tienen su mayor influencia en la época de la colonia y en la diversidad cultural de la emigración que recibimos hasta mediados del siglo pasado. Y para agregarle un toque más exótico a esta receta, teníamos un país cuyas diversidades regionales no se compartían a gran escala, el crecimiento de los medios de comunicación, el acceso a poblados hasta hace algunos años inhóspitos, nos libera de cualquier excusa para no encontrar y aprovechar todo un mundo de ingredientes, métodos de cocción, historias, usos medicinales de los alimentos, entre otros aspectos, que vivían entre nosotros relegados por un desconocimiento involuntario.

Visionarios como Rafael Cartay, famoso investigador de la gastronomía venezolana, visualizaron esta riqueza hace más de 20 años, su trabajo ha servido de hilo conductor para muchos de nuestros noveles talentos de la gastronomía. Definitivamente vale la pena aventurarse al encuentro de nuestra propia cultura, utilizando nuestra vista, gusto y olfato.

Las combinaciones de especies, frutos, y otros manjares que estamos por descubrir son infinitas, no importa haber esperado más de 500 años. A todos esos chef venezolanos que hoy están redescubriendo y fusionando nuestra rica gastronomía y haciendo de ella producto de exportación, van nuestros agradecimientos, respeto y la promesa de comer libres de prejuicios.

#SomosVerde #SomosParqueCerroVerde

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Vida Hábitos Saludables

La base primordial de un estilo de vida saludable es sin duda...

Ver más

12/05/2016

Emprendimiento Experiencia

Se disponen de innumerables patrones, para definir las políticas de atención al cliente...

Ver más

11/04/2016